Ver logs de: en:
Autor
Eduardo's Avatar

Eduardo
2 Comentarios
Registrado en: 2010-04-26
Soy de toto

Las Maravillas de Guatemala, Iglesia de San Luis Jilotepeque




El templo de San Luis Jilotepeque ostenta una presencia decorativa del barroco, manifestada en el lenguaje ornamental que se aplicó a modelos constructivos y estructurales adoptados desde los inicios de la arquitectura hispanoamericana. Compite este templo con la bella iglesia de San Pedro Pinula, otra extraordinaria muestra de la arquitectura barroca centroamericana, y ambos forman parte de la Ruta de Templos Coloniales del Oriente de Guatemala, diseñada como parte de la revaloración que se está haciendo de las manifestaciones culturales de esa importante zona, cuya especificidad ha pasado a veces inadvertida. Los templos incluidos en esa ruta pertenecen a las siguientes poblaciones: San Juan Yupiltepeque, Asunción Mita, Santa Catarina Mita, San Luis Jilotepeque, San Pedro Pinula, Santo Domingo, Esquipulas, Quezaltepeque, Jocotán, San Agustín Acasaguastlán, San Cristóbal Acasaguastlán.

La presencia del barroco en la arquitectura de este valioso templo obedece a la tendencia dominante en Hispanoamérica durante los siglos XVII y XVIII, y se observan las características propias del barroco español, con ciertos componentes diferenciadores, como la diversidad de variantes estilísticas, la variedad de materiales utilizados y los condicionamientos de las etnias indígenas. Un factor muy especial son los numerosos terremotos, que dieron lugar a algunos patrones estéticos y a la aplicación del ingenio en busca de técnicas de construcción que resistieran los sismos; es lo que se llama “barroco sísmico”.

El templo parroquial constituye el más importante edificio de San Luis Jilotepeque y es una de las iglesias coloniales de mayor importancia en Centroamérica. Ha resistido los deterioros propios del avance del tiempo y los daños provocados por los terremotos, de los cuales se ha repuesto mediante tratamientos de restauración o reconstrucción. En su interior se aprecian cuatro imágenes de bulto en muy buen estado de conservación y de gran antigüedad. Este templo es el epicentro de la parroquia de San Francisco de Asís, que abarca 236 kilómetros cuadrados y sirve a una población de 28,000 habitantes.

La iglesia se edificó entre 1756 y 1776, bajo la dirección del párroco Juan Antonio Barahona Gallardo y, a la muerte de este, por su hermano José. El padre Barahona fue alumno del gran arquitecto Diego José de Porres, a quien se encargó la construcción de la Basílica del Señor Crucificado de Esquipulas. El templo consta únicamente de una nave y sufrió graves daños con la ocasión del terremoto de 1976, pero el entusiasmo de los frailes franciscanos, que durante muchos años estuvieron a cargo de esta parroquia, hizo que la reconstrucción se iniciara en 1980 y se terminara en 1986.

El templo sigue un estilo renacentista con agregados barrocos, y su belleza y elegancia lo hacen competir dignamente con otras sobresalientes obras arquitectónicas de la Guatemala colonial. La fachada tiene en la parte superior tres campanas, y hay cuatro imágenes instaladas en las respectivas hornacinas. Se cuenta con una sola puerta y, un poco arriba de ella, se aprecia una ventana. Dado su gran valor histórico, en 1970 fue incluido en el acuerdo gubernativo por el cual se crearon las zonas y monumentos arqueológicos, históricos y artísticos de los periodos prehispánico e hispánico.

La cabecera municipal de San Luis Jilotepeque dista 217 kilómetros de la capital de Guatemala, y pertenece a la jurisdicción de Jalapa. Limita con Zacapa, Chiquimula y dos municipios de la propia Jalapa. Su territorio está enriquecido por dos montañas, varios cerros, nueve ríos, once riachuelos y dos lagunetas. En cuanto al nombre de esta circunscripción municipal, corresponde, por una parte, a la cultura española, y por otra, a la indígena. El título de San Luis lo impusieron los conquistadores españoles en homenaje a San Luis de Francia, quien pertenecía a la orden franciscana, y cuyo reinado es célebre porque el soberano supo mantener la paz ejerciendo su poder con gran sentido de justicia y dedicándose en lo posible a realizar obras de misericordia; San Luis fue canonizado en 1297 y es el principal patrono de la tercera orden franciscana. En cuanto a Jilotepeque, es una voz proveniente del náhuatl, y quiere decir “mazorca de maíz tierno” o “lugar de maíz tierno”; sin embargo, no hay total certeza sobre esta significación, por cuanto algunos estudiosos consideran que dicha palabra procede del vocablo xilomen, nombre que se otorgaba entre los indígenas otomíes a la diosa de las mieses.

Se sabe que el poblado existía desde antes de la llegada de los españoles y lo habitaban indígenas de la etnia pocomam, cuya lengua se extendió a poblaciones como Mixco, Petapa, Amatitlán y algunos lugares de la República de El Salvador. Se sabe que al producirse la conquista hispana el área pocomam era extensa, pero su tamaño fue disminuyendo conforme avanzaba el proceso conquistador. Hoy todavía se pueden apreciar vestigios de un poblado antiguo, cercano a la actual cabecera municipal. Se trata de un conjunto de montículos que probablemente eran tumbas.

Los conquistadores hispanos arribaron a esta población en 1530, y entonces empezó la presencia de ladinos en San Luis Jilotepeque. Noticias que figuran en la célebre obra del arzobispo Cortés y Larraz, en la cual se relata la visita pastoral que este ilustre prelado realizó a toda Guatemala, indican que en esta población solamente había habitantes indígenas. Los datos encontrados en investigaciones realizadas en los últimos 25 años precisan que las familias ladinas no se remontan más allá de 150 años atrás, o sea en la primera mitad del siglo XIX.

En 1873, San Luis Jilotepeque fue ubicado como parte del departamento de Jalapa, fundado por el gobierno liberal de Justo Rufino Barrios con fecha 24 de noviembre de ese año. Antes de este hecho, ya en la circunscripción de Jalapa se había desarrollado un arte popular de gran importancia, que no podemos ignorar cuando hablamos del arte culto, como es el caso del templo parroquial de San Luis Jilotepeque. Las principales actividades de ese arte popular se manifiestan en la alfarería, la cestería y la cerámica pintada de origen prehispánico. Hay que considerar también que el departamento de Jalapa se ubica en una de las regiones más hermosas de Guatemala, con volcanes extintos que se prestan para ser escalados pero que, sobre todo, prestan al paisaje una nota singular. Otra característica de Jalapa es la abundancia de tradiciones orales que han sido investigadas recientemente; deben subrayarse los cuentos maravillosos así como los de bandidos, que se acostumbra narrar durante los velorios. En suma: un templo parroquial engastado como joya preciosa en el oriente chapín peculiar y por demás valioso.
Informacion extra:

Votos: 0
Enviar a Amigos
5,297
Visitas
Comentarios:
Para comentar es necesario Ser usuario Registrado
GuateLog's relacionados:
Palin, Escuintla
[i][color=green][center][b]Palin[/b][/center][/color][/i] [img]http://www....
(2,064 visitas)
Economía de Baja Verapaz
Su economía se basa en la agricultura de productos como: Caña de azúcar, l...
(8,064 visitas)
Leyenda de Guatemala: La Siguanaba
[color=blue][center][i][b]La Siguanaba[/b][/i][/center][/color] [img]http:...
(20,309 visitas)
Chahal, Altaverapaz
[color=green][center][b]Chahal[/b][/center][/color] [img]https://einguat.i...
(4,694 visitas)
Redes sociales cambian el mundo
La alta popularidad de las grandes plataformas sociales como Facebook, MySpac...
(3,076 visitas)
Copyright © 2010 GuateLog. GuateLog.com