Ver logs de: en:
Autor
Eduardo's Avatar

Eduardo
2 Comentarios
Registrado en: 2010-04-26
Soy de toto

Las Maravillas de Guatemala, Isla de Flores

Isla de Flores





Petén es el más extenso departamento de Guatemala, pues mide 35,854 kilómetros cuadrados. Abarca tres zonas de variado clima: la baja, en la cual se incluyen las llanuras y los lagos; la media, que abarca las colinas y los valles de los ríos; la alta, constituida por montañas. En el departamento hay numerosos lagos y lagunas con islotes, a los cuales los nativos llamaban “petenes”, de donde proviene la denominación del departamento. Es un territorio en donde la cultura maya se asentó en urbes notables, como lo demuestran los restos arqueológicos. Desde otro punto de vista, Petén constituye la reserva natural más importante de Guatemala, y en ella aparecen árboles de gran valor, selvas intrincadas, caudalosos ríos y una peculiar fauna.

Durante la Colonia, las tierras de Petén pertenecían a la Capitanía de Yucatán, pero cuando se fracturó la Unión Centroamericana, en 1838, Guatemala se hizo con el dominio de aquel territorio, un hecho que no aceptó el gobierno mexicano hasta en 1883, cuando el gobierno de Guatemala, bajo la presidencia de Justo Rufino Barrios, legitimó la anexión de Chiapas a México.

En sus orígenes, la zona petenera no contaba con abundante población, pero esta se incrementó a causa de tres factores: 1) desde 1824, numerosos esclavos fugitivos de Belice se alojaron en aquel territorio, ya que Centroamérica había abolido para entonces la esclavitud; 2) entre 1847 y 1853 ocurrió la llamada Guerra de Castas, que se desarrolló en las costas yucatecas, teniendo como protagonistas a los indígenas mayas y a los descendientes de europeos, sectores que se disputaban el dominio del comercio, la posesión de la tierra y el reconocimiento de las autoridades indígenas: entonces, un gran número de mayas expulsados de Yucatán se desplazaron a Petén; 3) la búsqueda de maderas preciosas y chicle provocó la inmigración tanto de extranjeros como de guatemaltecos, en busca de caminos para enriquecerse.

El Lago Petén Itzá -la palabra Itzá significa “Brujo del Agua”- posee notable importancia económica como facilitador del turismo y como fuente de pesca artesanal. Es navegable, y su profundidad no supera los 50 m., mientras que su extensión alcanza los 248 metros cuadrados. A las orillas de este lago se encontraba Tayasal, nombre de la última ciudad que cayó en manos del dominio español. Se trata de una urbe fundada en el siglo XIII por emigrantes mayas llegados de Yucatán, concretamente de Chichén Itzá.

Aún cuando Hernán Cortés transitó por tierras peteneras, Tayasal no fue descubierta sino hasta finales del siglo XVII, cuando Martín de Urzúa y Arismendi, al frente de sus tropas, la ocupó y la destruyó. Los restos de los templos mayas se emplearon en la edificación del templo católico y de algunas viviendas.

La Isla de Flores, cabecera del departamento de Petén, ocupa la isla ubicada en el citado lago. El nombre con que se le conoce fue adjudicado en 1830, como tributo a Cirilo Flores, quien en ese año fungía como vicejefe del Estado de Guatemala; al mismo tiempo, se le concedió la categoría de ciudad. Flores dista 515 km de la ciudad de Guatemala, y se localiza a 127 metros sobre el nivel del mar. La extensión de la isla alcanza menos de un kilómetro cuadrado, y en esa extensión transcurre un tipo de vida condicionado por el hecho de ocupar una isla, la cual se integra en un entorno natural de gran belleza, y para apreciarlo y valorarlo es recomendable navegar por el lago. Gozan de gran fama los atardeceres, que se revisten de gran belleza, sobre todo por los colores con que el cielo se tiñe.

Ciertamente, toda Guatemala es un territorio rico en belleza natural y en costumbres por demás atractivas, pero Petén posee la característica singular de contar con una rica herencia precolombina y –en el caso concreto de Flores– tiene la peculiaridad, única en el país, de tener una ciudad ubicada en una isla. Aquel gran territorio de Petén confluye, entonces, desde el punto de vista político-administrativo, hacia la cabecera departamental alojada en el propio centro del departamento y enriquecida por los aportes nativos y foráneos, que han resultado en una serie de rasgos distintivos que abarcan desde los aspectos físicos hasta el vocabulario y la sintaxis. Con todo, debe considerarse que la cercanía mexicana influye de manera vigorosa en el quehacer económico del departamento; pero los peteneros luchan por conservar su identidad, con base en el rico acervo cultural que los enriquece, un acervo que se remonta a la prominente cultura maya, cuyos logros, por demás notables, condujeron al escritor guatemalteco Luis Cardoza y Aragón a formular la aseveración de que “los mayas son los griegos de América”. Flores está unida a la población de Santa Elena mediante un relleno de medio kilómetro de longitud. A partir de la cabecera es posible optar por algún importante paseo, por ejemplo el Biotopo Cerro Cahuí, que comprende un área de selva que tiene desde 1982 la categoría de reserva natural. Pero, desde luego, atrae notablemente visitar Tikal, que no se encuentra muy lejos de la ciudad de Flores.

Flores obtiene sus principales ingresos de los turistas, sobre todo de aquellos que se alojan ahí con el propósito de trasladarse a los diversos sitios arqueológicos ubicados en aquella región. Hay un aeropuerto internacional situado en Santa Elena, nombre de un barrio de Flores localizado en tierra firme.

Hablar de Flores significa referirse a un enclave fundamental en la civilización de Guatemala. Significa referirse a una parte de la frontera cultural con la cual Guatemala traza sus límites frente a la República Mexicana. Pero el nombre de la Ciudad de Flores nos remite inevitablemente al departamento entero de Petén, misterioso y sugestivo, legendario y aún incompletamente conocido. Un departamento al cual se han aproximado grandes escritores guatemaltecos de la talla de Mario Monteforte Toledo y Virgilio Rodríguez Macal. El primero supo urdir una novela llamada Anaité, que representa –hasta donde se sabe– el primer acercamiento literario a las formas de vida de la selva petenera. Monteforte también investigó la cultura de los lacandones, descendientes de los mayas, y olvidados hasta cuando él los rescató del olvido.

Rodríguez Macal se nutrió de su conocimiento directo de la región petenera para escribir sus libros de cuentos La Mansión del Pájaro Serpiente y El Mundo del Misterio Verde, mientras que en su novela Carazamba (sobrenombre de la protagonista) conduce al lector en un trayecto desde el enclave garífuna de Livingston, en Izabal, hasta las intrincadas selvas peteneras.

En suma: Flores es el epicentro de la cultura petenera y un símbolo del mestizaje chapín, así como un signo que connota inevitablemente la cultura maya y, por extensión, el abanico de prominentes civilizaciones autóctonas que constituyen un ingrediente indispensable de la verdadera guatemalidad; pero Flores también evoca un entorno natural por demás hermoso, en el cual el agua, el cielo y la selva se funden en una síntesis rebosante de belleza y de historia.
Informacion extra:

Votos: 0
Enviar a Amigos
7,221
Visitas
Comentarios:
Para comentar es necesario Ser usuario Registrado
GuateLog's relacionados:
Panajachel, Sololá
[color=blue][center][b]Panajachel[/b][/center][/color] [img]http://www.inf...
(3,677 visitas)
¿Sabías que la sal puede causar una enfermedad cardíaca?
Un grupo de investigadores reveló que si las personas reducieran el consumo ...
(1,012 visitas)
Un Techo para mi País quiere reducir índices de pobreza
centro de investigaciones J-PAL señala que el trabajo de esa fundación es e...
(2,168 visitas)
Esto es Sacatepequez, Historia
[b]Historia de Sacatepequez El Departamento de Sacatepéquez está situado e...
(10,529 visitas)
Samayac, Suchitepequez
[color=red][center][b]SAMAYAC[/b][/center][/color] [img]http://www.literat...
(24,640 visitas)
Copyright © 2010 GuateLog. GuateLog.com