Ver logs de: en:
Autor
Eduardo's Avatar

Eduardo
2 Comentarios
Registrado en: 2010-04-26
Soy de toto

Las Maravillas de Guatemala, Huehuetenango

Sierra de los Cuchumatanes





Guatemala cuenta con una orografía por demás accidentada. El más importante sistema montañoso recorre el territorio nacional de oeste a este, y cuenta con dos ramales: El de la Sierra Madre, que penetra desde México por el departamento de San Marcos, y el de Los Cuchumatanes, que penetra por el departamento de Huehuetenango. Éste último abarca Los Cuchumatanes, estrictamente hablando, y el sistema montañoso de las Verapaces, el cual se extiende hasta el Mar Caribe.

La palabra Cuchumatán proviene de la lengua mam y significa “congregación o reunión por la fuerza”, lo cual se refiere a la creencia de que, en remotos tiempos, las montañas fueron reunidas por la fuerza. Los Cuchumatanes son el macizo montañoso más elevado de Centroamérica, y cuentan con cumbres que rebasan los 3,700 metros sobre el nivel del mar. Su longitud aproximada es de 400 kilómetros; se ubican principalmente en Huehuetenango y Quiché, formados por montañas sumamente impresionantes, cuya vista sobrecoge el espíritu y cuya altura invita al ascenso hasta ellas.

La latitud y altitud de Los Cuchumatanes dan lugar a que los bosques de coníferas y los pastizales naturales formen ecosistemas andinos únicos en Centroamérica. Los especialistas en la materia han detectado 112 especies de árboles de madera existentes en la Sierra de Los Cuchumatanes y en la cadena montañosa de Guatemala. Por otra parte, la Sierra alberga una rica diversidad cultural, generada por cuatro grupos mayas que habitan allí. Hay pruebas arqueológicas según las cuales el área de Los Cuchumatanes estuvo poblada desde el periodo clásico temprano, o sea, más o menos 1,500 años antes de la era cristiana, pero las informaciones sobre la historia de los mames no llegan a fechas tan remotas.

Puede afirmarse, sin faltar a la verdad, que Los Cuchumatanes constituyen uno de los emblemas más relevantes de Guatemala y un atractivo singular que contribuye a configurar el conjunto de excelencias naturales con que cuenta el país. Ese carácter emblemático queda patente en el célebre poema de Juan Diéguez (1813-1866) llamado “A Los Cuchumatanes”, escrito cuando el poeta sufría el exilio en San Cristóbal Las Casas:

¡Oh cielo de mi Patria!¡Oh caros horizontes!¡Oh azules, altos montes; oídme desde allí! la alma mía os saluda, cumbres de la alta sierra, murallas de esa tierra donde la luz yo vi !Del sol desfalleciente a la última vislumbre vuestra elevada cumbre postrer asilo da: cual débil esperanza allí se desvanece, ya más y más fallece: y ya por fin se va.

Conviene precisar que Juan Diéguez nació en la ciudad de Guatemala, hijo de José Domingo Diéguez, abogado y escritor, igual que sus dos hijos Juan y Manuel; el papá formó parte de los firmantes del Acta de Independencia del Reino de Guatemala, en 1821. Juan Diéguez Olaverri simpatizaba con las tendencias liberales y se comprometió en una conspiración contra el gobierno conservador de Rafael Carrera. Las autoridades descubrieron el complot y persiguieron al poeta hasta capturarlo y condenarlo a muerte, pero las gestiones de personajes de alta categoría que apreciaban a Juan Diéguez lograron que la condena a muerte fuera cambiada por el exilio, en el cual consumió largos años de su existencia, de los cuales se consolaba contemplando desde territorio mexicano la mole de Los Cuchumatanes.

Las cimas de la Sierra de Los Cuchumatanes pueden visitarse recorriendo una carretera que parte desde la cabecera departamental de Huehuetenango, en un recorrido que lleva a Todos Santos Cuchumatán, pasando por El Mirador, formado por una plaza y un monumento alegórico a los volcanes de Guatemala. En las estructuras de El Mirador -que lleva el nombre del poeta antes aludido- se han inscrito los versos completos del ya mencionado poema.

El Mirador permite asomarse a un panorama sobrecogedor y hermoso, con vistas magnificentes que dejan ver entre los picos montañosos, allá en los valles, cientos de pequeñas poblaciones enclavadas en la enormidad de la naturaleza. Se contemplan, asimismo, barrancos de gran hondura, terrenos rocosos, pueblos, ríos y, a lo lejos, volcanes cuyos conos se atreven a llegar hasta osadas alturas. Más adelante, y ya en la cumbre montañosa, se encuentra la meseta en donde se sitúa el pueblo de Todos Santos Cuchumatán, que tiene una extensión de 300 kilómetros cuadrados y una altura de 2,470 metros sobre el nivel del mar. Es uno de los poblados de Guatemala donde el termómetro desciende con mayor intensidad, sobre todo en los meses de noviembre a febrero. Además de la citada cabecera municipal, hay varias poblaciones muy visitadas por los turistas, cada vez más numerosos. Por cierto, este pueblo fue visitado en 1625 por el fraile dominico irlandés Thomas Gage, quien recogió en forma de libro sus impresiones sobre este y sobre muchos otros lugares de Guatemala. También hay referencias a este pueblo en la obra Recordación Florida, de Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, y en el muy valioso documento que relata la visita pastoral por el arzobispo Pedro Cortés y Larraz en la segunda parte del siglo XVIII.

Las cumbres de Los Cuchumatanes aparecen como un paisaje desértico y helado, en oposición a la abundancia de árboles situados en los lugares montañosos menos altos. Por supuesto, esas grandes alturas constituyen un reto para los montañistas, que buscan rutas que no pongan en riesgo su integridad física y que les permitan ir disfrutando del magno espectáculo. Cuando un montañista llega a la cumbre, se percata de que ya no hay más qué escalar porque se ha llegado a las máximas alturas montañosas de Centroamérica, y el ser humano se encuentra entonces entre el cielo y las nubes. El frío se olvida ante la contemplación de volcanes como el Tacaná y el Tajumulco –los más elevados de Centroamérica– y de partes del territorio mexicano.

Pero aparte del atractivo ofrecido por las cimas, se han detectado en la Sierra de Los Cuchumatanes más de 117 sitios de interés ecológico, paisajístico, arqueológico y cultural. Por ejemplo: cataratas, lagunas, ruinas, un sitio paleontológico, el nacimiento del Río Azul. En suma, un conjunto de atractivos lugares que merecen ser visitados y que enriquecen las opciones turísticas ofrecidas por Guatemala, las cuales constituyen uno de los factores de mayor potencialidad en el desarrollo económico del país.

La Sierra de Los Cuchumatanes y el pueblo de Todos Santos Cuchumatán son una muestra de los dones magníficos con que el Creador ha dotado a Guatemala y que la definen como un territorio de hermosos contrastes y de sugestiva belleza.
Informacion extra:

Votos: 0
Enviar a Amigos
7,233
Visitas
Comentarios:
Para comentar es necesario Ser usuario Registrado
GuateLog's relacionados:
San Antonio Aguas Calientes, Sacatepéquez
[color=blue][center][b]San Antonio Aguas Calientes[/b][/center][/color] [i...
(8,492 visitas)
Malacatán, San Marcos
[color=green][center][i][b]Malacatán[/b][/i][/center][/color] [img]http:/...
(6,462 visitas)
San Francisco la Union, Quetzaltenango
[color=red][center][b]San Francisco la Union[/b][/center][/color] [img]htt...
(4,679 visitas)
Sacapulas, Quiché
[color=black][center][i][b]SACUALPAS[/b][/i][/center][/color] [img]http://...
(3,626 visitas)
Capacidad innata de los pollos para realizar cálculos matemáticos
Ya hemos visto varias experiencias anteriores, con escarabajos, abejas, cabal...
(1,187 visitas)
Copyright © 2010 GuateLog. GuateLog.com