Ver logs de: en:
Autor
Eduardo's Avatar

Eduardo
2 Comentarios
Registrado en: 2010-04-26
Soy de toto

San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango

Leyendas de origen



Existe una leyenda de origen, que constituye parte de memoria colectiva de los indígenas y ladinos de Ostuncalco. Una variante de la misma leyenda se conoce en Concepción Chiquirichapa. [ANONIMO, 1,955]

L a versión más detallada fue recopilada y traducida del Mam al español por el investigador Benjamín CUSH CHAN [1,953] ofrecemos al lector una transcripción del texto inédito.
“Precisamente en el lugar en donde está asentado hoy día el pueblo *de Ostuncalco+, antiguamente había un gran lago a cuya orilla estaba el pueblo de Concepción Chiquirichapa. Unas gentes que Vivian en la loma de un cerro bastante elevado que estaba situado en frente de una montaña que se llamaba Twi sak´bajlak, se retiraron de la misma debido a que una ave que llamaba Twi, que era muy grande y tenía su nido en la montaña mencionada, llegaba a matar a los niños cuando sus padres se ausentaban del lugar, y se los llevaban a su nido para comérselos. Como no podían matar al animal porque su nido lo tenía en un peñasco muy alto, estas gentes abandonaron la loma dejando solo una campana grande, la que no se llevaron por motivo que no aguantaron transportarla y se trasladaron a la población de Concepción Chiquirichapa. Los vecinos de este pueblo no les dieron alojamiento, porque no había donde ponerlos, pues el único lugar disponible era el lago; el jefe que encabezaba a este grupo se llamaba Juan Diego López, quien pidió en nombre de todos que les dieran ese lago y que ellos se comprometían a quitar el agua. Los vecinos de Concepción Chiquirichapa aceptaron y se los dieron. Pensaron luego como sacar el agua y como Juan Diego López era muy sagaz y tenía un poder misterioso, arreglo unos palos largos en forma de cerbatana, los junto y los puso con dirección al oriente; en eso tubos pasos el agua poco a poco al departamento de Sololá, que actualmente se llama lago de Panajachel o Atitlán. Cuando ya no había agua principiaron a hacer sus viviendas y al nuevo pueblo le pusieron por nombre San Juan, en honor a su fundador Juan Diego López, y como este llamaba a su gente por medio del Tun para que requieran es por eso que les pusieron Ostuncalco.

La campana que dejaron en la loma, que hoy se llama Twi campani [sobre la campana], se oye en la actualidad en los días festivos como el día de San Juan, Semana Santa y el día de los Santos.
AMILCAR DE LEÓN [comunicación personal] de Ostuncalco nos facilito una versión similar, escuchada por él hace tiempo de boca de un anciano indígena llamado Juan romero. Según esta versión el antiguo pueblo de los Ostuncalquense estaba asentado en la [cumbre del Encanto], entre el cerro Cacaix y el Volcán Lacandón. Un lugar abandonado cuando llegaron los españoles.
“..... Cuando los pobladores fueron molestados demasiados por el Twi, decidieron trasladarse a otro lugar. Bajaron de la cumbre encanto y llegaron al lugar donde se encuentra el pueblo de Concepción Chiquirichapa. Allí se asentaron y vivieron tranquilos durante mucho tiempo. Pero algún día llegaron otros, quejándose que también han sido sacados del lugar donde Vivian por unos animales. Estos animales eran murciélagos. Y pidieron posada. Entonces los pobladores del lugar les dieron posada y los nuevos se multiplicaron y comenzaron a molestar demasiado a los dueños del lugar. Así fue que los moradores salieron de allí y fueron por la orilla del cerro donde ahora esta Roble Grande y Talbiljoj.
En aquel tiempo, toda la parte plana lo que ahora es Ostuncalco, San Mateo, Olintepeque, Salcaja y Quetzaltenango era un lago inmenso. En falda del cerro hicieron una ceremonia con los Tzanjorines suplicando a sus dioses un lugar para vivir. Sus dioses les comunicaron que debían encontrar una virgen. Así que fueron en su búsqueda y encontraron una patoja. Le cortaron una caña de Bambú y después de haber hecho una ceremonia quemando el pom y el estoraque, ella empezó a soplar con la caña entonces el agua se fue y fue llenado un valle grande donde ahora esta Panajachel y Atitlán.
Cuando el lugar quedo seco aquí, empezaron a poblarlo y así se formo el pueblo de Ostuncalco.
Según otra leyenda recopilada por EBEL [1,969] y que busca explicar el origen del pueblo de Ostuncalco, Moraba hace muchísimo tiempo un grupo de indígenas de habla Mam en el cerro encima del cual municipio Concepción Chiquirichapa. Algún día los pobladores de Chiquirichapa les concedieron un pedazo de tierra en el valle, donde ahora se encuentra el pueblo de Ostuncalco al procrearse el grupo, pronto se volvió más poderoso que sus benefactores.

Historia precolombina
Son muy escasos los conocimientos sobre la prehistoria de Ostuncalco. El Diccionario Geográfico de Guatemala [1,978] hace mención de dos sitios arqueológicos, Monrovia y Xichicul, sin entrar en una descripción de los lugares. Sin embargo, parece que hubo un error en la recopilación de estos datos puesto que aparentemente solo existe el sitio Monrovia que pertenece a la aldea Monrovia. Consiste de siete montículos artificiales [llamado volcancitos por los lugareños] que la actualidad se encuentra separados por un camino de terracería. Posiblemente formaba parte de un importante complejo ceremonial.
Por acuerdo Ministerial de fecha 12 de junio de 1,970 del Ministerio de Educación Pública, la aldea Monrovia fue declara “Zona de colecciones Arqueológicas” *MONROY DE LEON, 1983+
Otro complejo arqueológico fue descubierto por el autor y Luis Vásquez en febrero de 1,991 sobre la cresta del cerro campana Uitz que une el cerro Cacaix con el volcán Lacandón. El sitio es conocido por los campesinos del municipio de San Martin Sacatepéquez y Ostuncalco bajo el nombre de Antiguo Calvario en alusión a la existencia de un cementerio precolombino. Según opinión nuestra, se trata más bien de un asentamiento humano precolombino fortificado con fines estratégicos. El sitio tiene estrecha relación con la leyenda de origen arriba citada.

Otros lugares arqueológicos, posiblemente relacionados con el “Antiguo Calvario”, se encuentran en los alrededores del caserío el Rincón al pie del volcán La condón, en jurisdicción de los municipios de San Martin Sacatepéquez y Colomba.
Sobre la historia, anterior a la llegada de los españoles, dice el Diccionario Geográfico de Guatemala [1,978]:
“conforme a relatos indígenas escritos inmediatamente a la conquista se sabe que la nación mam, que comprendía dentro de su jurisdicción a los actuales departamento de Quetzaltenango y Totonicapán, fue conquistada por Nihaib y Cavec príncipes de la confederación Quiche, durante el periodo indígena. Así figura en los titulo territoriales de Totonicapán. Posteriormente fue consumada la conquista por Quicab el grande y destruidos muchos poblados, quedando los dominios Mam bajo la soberanía quiche. No sé a podio establecer el antiguo nombre aborigen”…

Historia Postcolombina.
El pueblo de Ostuncalco fue fundado por los españoles poco después de la conquista del altiplano occidental de Guatemala, probablemente entre 1,524 y 1,526.
Según manuscritos que existían en los archivos de la Alcaldía Municipal de Ostuncalco y en la de Totonicapán, el 13 de enero de 1,544, el Gobernador Juan Bautista y los Alcaldes Juan limites jurisdiccionales del municipio. [CASTILLO, 1987: 27; ESCOBAR, 1,964]
En 1,531, Ostuncalco y Sacatepéquez [ahora san Pedro Sacatepéquez] fueron encomendados por Pedro de Alvarado a su compañero de armas y yernos Pedro de Portocarrero, quien heredo sus rentas a Leonor de Alvarado, hija de Adelantado. [RECINOS,1, 986] “Después de fallecido su primer esposo, se caso por el año 1541. Con Francisco de la Cueva”, quien fue el segundo encomendero de Ostuncalco y Sacatepéquez.[op.cit.] los dos pueblos juntos contaban con 2,000 tributarios en 1,538. [KRAMER et. al., 1786: 376] En la tasación de tributo del año 1538 fue establecido los siguientes en cuanto a los pueblos San Pedro Sacatepéquez y Ostuncalco, tenidos en las comienda por Francisco de la Cueva:
INDIFERENTE GENERAL 857 (1,538) Traslados de algunas tasaciones de Los pueblos de los tenientes
Folio 1
Tassación de los pueblos que posee don Francisco de la Cueva vecino de Guatimala.Cacatepeque u Ostuncalco que den de setenta a setenta días cien xiquipiles de Cacao y más cuatrocientas mantas y buena medida y más de veinte sobre camas veinte paramentos de los que acostumbran dar y más doce cestos de sal y recaudo de bastimento para las estancias de puercos y para ellos que hagan sus milpas de maíz para los dichos puercos y que algunos días y pascuas traigan miel gallinas y codornizes y guevos para casa y rropa para los porqueros / no han de dar otra cosa más de que den de comer el calpisque que allí estuvieren / [KRAMER et. al.,1986:366; se omitió las notas de pie ]
Seria tarea de un historiador, aclara como Francisco de la Cueva puede figurar como encomendero de Ostuncalco y Sacatepéquez en 1,538, dos años antes de contraer matrimonio con Leonor de Alvarado.
En 1,608, “Ostuncalco” figura como encomienda a favor de don Pedro de Celada Cartagena, vecino de Guatemala.(AGCA, AI.39,Leg.1,551, Fol. 148)
Poco después, 1,613, la encomienda parece haber pasado a mano de Pedro Aguilar Lazo, junto con los pueblos de San Pedro Sacatepéquez, Santo Domingo, Xecacoj y otros.[AGCA, AI.39,LEG.1751, Fol.180]
En 1,641, la encomienda de Ostuncalco pertenecía a doña Isabel Solórzano, viuda del capitán don Pedro Martin de Solórzano.
En 1,678, el pueblo de Ostuncalco era encomienda registrada a nombre de Capitán Melenchor de Mencos y Medrano. [AGCA, AI. 39, Leg.1, 752, Fol.14]
Al principio de la época colonial los mames de Ostuncalco estuvieron en conflicto permanente con los quiches de Quetzaltenango. Así, por lo menos, lo atestiguan varios documentos encontrados en el Archivo General de Centro América. En el año 1,555. Por ejemplo, “el común del pueblo de San Juan Ostuncalco y el de la estancia de Concepción Chiquirichapa ambos Mam se quejan que los de Quezaltenango, de origen Quiche, pretenden despojarlos de sus tierras. [AGCA, Exp. 52.660, Leg. 5987, Fol.31]+
En el año 1,583 se entablo un pleito entre los vecinos de Ostuncalco y los de Quetzaltenango, “a causa de la propiedad de algunas tierras [ZAMORA, 1,985]
“… En el documento se habla de cómo Pedro de Alvarado confirmó a los quiches la posesión de las tierras que habían conquistado a los mames en las guerras de expansión de Quicab, a pesar de que los mames habían instalado al Adelantado para que se las devolvieran por considerar injusta aquella guerra. El juicio de Alvarado fue favorable a los quiches de Quetzaltenango y así lo reconocieron entonces los de Ostuncalco: “*op.cit.+
Por ser indios suyos y de su encomienda y que no nos hacían mal, y nosotros, por ser hombre tan poderoso y gobernador de toda la tierra no tratamos de ello y así se poblaron y nunca nos dieron pesadumbres alguna, y habrá veinte o veinte y dos años poco más o menos que los dichos achies, como son muchos, se han ido extendiendo, y así se poblaron un pueblo llamado San Luis, cerca de Santa Catarina, que es nuestros términos”…30).
30. Pleito presentado por los naturales de Chiquirichapa contra el pueblo de Ostuncalco sobre la pertenencia de ciertas tierras. 1745. AGCA, AL Leg. 5987 Exp. 52660. [op.cit]
Probablemente se trata de tierras del actual municipio de San Mateo, que antes de la inversión española pertenecían a los mames.
ZAMORA *1,985+ en su libro sobre “Los Mayas de las tierras altas en el Siglo XVI, dedican un capítulo a las estancias controladas por los mames, en el cual menciona la importancia de San Juan Ostuncalco:
“A pesar de la expansión de los quichés, los mames habían mantenido el control de una estrecha franja de tierra en el extremo occidental de Guatemala, desde los Altos Cuchumatanes hasta la costa del Pacifico. Tras la conquista todo este territorio que gobernaban los señores de Zaculeu quedo dividido entre diversos linajes que- como en el caso de quichés y cakchiqueles
-dominaban algunos territorios desde centros ceremoniales de la importancia regional.
Dos de los centros más importantes del antiguo estado Mam eran los que se conocieron después de la conquista como San Juan Ostuncalco y San Pedro Sacatepéquez. Ambos fueron considerados por las autoridades coloniales como pueblos cabecera de los que dependían un considerable número de estancias, y en cada uno de ellos residían un gobernador indígena, descendiente de los señores de los linajes dominantes prehispánicos. Eran centros serranos situados a unos 2,500 metros de altitud.
Como ambos pueblos eran grandes y disponían de recursos serranos y de plantaciones de cacao en la Bocacosta, fueron encomendados en don Francisco de la Cueva, yerno de Alvarado y uno de los hombres más poderosos de la joven colonia. Como consecuencia de haber considerado ambos pueblos como una misma encomienda, en la mayoría de los documentos no se hace distinción entre las posesiones y el número de habitantes de uno y otro, por lo que es difícil precisar que estancias dependían de cada cabecera. No obstante, parece que era San Juan Ostuncalco el más importante de los dos y el que poseía las estancias más rentables en las tierras de cacao.

La más importante estancia de cacao de Ostuncalco era la conocida como Santa Catalina, cuyo emplazamiento podría coincidir con la actual ciudad de Retalhuleu, a 240 metros sobre el nivel del mar. A este lugar dedicó unas líneas el alcalde mayor Diego Garcés en su informe:
“Iten .Santa Catalina, estancia de Ostuncalco, de la encomienda de Francisco de la Cueva, está a dos leguas de San Luis y es tierra de más calidad y muy mejor de cacao, aquí tornan a engrosar la tierra y corresponde con la de la provincia de Soconusco con quien confina, porque de este pueblo al de
Tilapa, que es el primero de la provincia de Soconusco, hay nueve leguas de despoblado y al medio se parten los términos; tienen buenas milpas de cacao, y las mantas de aquí valen a ocho tostones” (32).

El alcalde mayor cita también en su informe otras estancias mames en la Bocacosta sin especificar a qué cabecera corresponden.
“Item, a la parte de arriba de este pueblo hay muchos pueblos de la misma encomienda de don Francisco de la Cueva que confinan con la provincia de Soconusco y tiene buen cacao conforme al de la dicha provincia, que son la Magdalena, Coatepeque, San Pablo, Santa Lucia, Malacatan, [Zazitepeque, tequintepeque; todos los cuales son estancias y sujetos de Sacatepéquez y Ostuncalco, sus cabeceras.
32. Carta de Diego Garcés, alcalde mayor de Zapotitlán, a la Real Audiencia. 1560. AGI, Audiencia de Guatemala, Leg. 968-B. En un empadronamiento de tributarios que se hizo en 1,617, el gobernador indígena de Sacatepéquez dijo que ellos tenía en la tierra de cacao una estancia pequeña llamada San Sebastián Cuyumesunúa y que en otros lugares se cita como Coyametzompa.
En la declaración del gobernador se refleja con claridad la relación íntima que existía entre cabecera y estancia.

“ en el que están tres indios casados y una india viuda guardando unas milpas de cacao que tienen algunos naturales del pueblo, y los dichos tres indios e india viuda se empadronaron en la tasación y cuenta de este pueblo de Sacatepéquez y están incluso en ella como indios de este mismo pueblo” (339.
Además de las estancias de la Bacacosta en las que, según Diego Garcés, algunos vecinos de Sacatepéquez y Ostuncalco “tienen milpas de cacao”, estos pueblos controlaban territorios serranos a veces bastante alejados de las cabeceras y en ellos tenían asimismo pobladas estancias. El alcalde mayor Diego Garcés nombra algunas de ellas en su reiteradamente citado informe:
“Iten, hay otras estancias sujetas a los dichos pueblos de Ostuncalco y Sacatepéquez como son Chiquirichapa y San Martín y Texutla y Comitán, las cuales están en la sierra y tierra muy fría”
De las cuatros estancias que se citan, al menos tres dependían de Ostuncalco: Chiquirichapa, Texutla y Comitán. Además de estas, los vecinos de Ostuncalco poseían otra estancia serrana conocida como San Cristóbal Cabilicán, de origen prehispánico, igual que las tres antes citadas. En 1617, las doce familias que vivían en San Cristóbal Cabilicán,- llamada Cabricán antes de la conquista-mantenían su dependencia directa de la cabecera y así lo afirmaban en unas declaraciones:
“La dicha estancia de San Cristóbal Cabilicán jamás ha tenido ni tiene tasación de por sí, porque doce indios que viven en la dicha estancia son de este dicho pueblo de Ostuncalco y están empadronados y comprendidos en la tasación de él y pagan el tributo con los indios de este pueblo, y que no son distintos ni desamparados, sino que están en aquella estancia de San Cristóbal que es donde tienen la mayor parte de sus milpas y una calera, y para el beneficio de ella y guarda de las dichas milpas llevaron allí dichos indios” (34).

Posiblemente la estancia que Diego Garcés llamaba San Martín correspondería a los de Sacatepéquez, y podría ser el lugar conocido posteriormente como San Martín Chile Verde y en la actualidad como San Martín Sacatepéquez. Además de esta estancia, los mames de Sacatepéquez tenían poblado otro lugar en la sierra que conocían como estancia de San Cristóbal;”.
33. Empadronamiento de los tributarios de los pueblos de la alcaldía mayor de Totonicapán. 1617. AGCA, A3, 16 leg.2801 exp.40502.

A continuación presentamos la información histórica recopilada por Francis GALL en el DICCIONARIO GEOGRAFICO DE GUATEMALA [1978], por considerarla la más completa que se pudo encontrar. Algunos datos no mencionados por GALL, se agregaron, intercalándolo entre los párrafos transcritos que aparecen en cursiva e indentados.

En el siglo XVI, Ostuncalco era mucho más grande que el área circunscrita por municipio actual.
“En la descripción de la provincia de Guatemala realizada por Juan de Pineda en 1594, menciono que tanto el pueblo de Ostuncalco como el de Sacatepéquez “ que están encomendados en Don Pedro de Alvarado, hijo de don Francisco de la cueva y de Doña Leonor de Alvarado, dan de tributo a su encomendero cada vecino más de diez tostones en mantas y cacao y maíz, no teniendo más del maíz y ají y frijoles y aves, por estar muy adentro de la sierra y para de dar de cacao se van a alquilar a la provincia de Soconusco, de donde lo traen, y algodón para las mantas, que tres jornadas de sus pueblos y otras tantas de vuelta” . *DGG, C1978: 794+.
Durante la colonia, los tributos y repartimiento deben haber afectado mucho al campesino indígena de Ostuncalco.
En 1,637 [19 de diciembre], La Real Audiencia ordenó al corregidor de Quetzaltenango de emplazar los indios de San Juan Ostuncalco para que entreguen los tributos que habían “ocultado”. *AGCA, A 1.24, Exp. 10201, Leg. 1557, Fol. 294]
Cinco años más tarde [29 de julio de 1,642], la encomendera Isabel Solórzano, exoneró a los indígenas de San Juan Ostuncalco del pago de los tributos por un año, debido a la sequía. [AGCA,A 1.24,Exp,10203.Leg. 1559. Fol.374]
De acuerdo a los “Autos hechos sobre la graduación de salarios que tienen los ministros de esta Real Audiencia en las condenaciones de penas de cámara, gastos de justicia y estrados de ella, a pedimento del capitán Cristóbal Fernández de Rivera, receptor y depositario general de ellas (año e 1,684), folio 18, tuvo que aportar el pueblo de “San Juan Ostuncalco veinte y seis tostones y dos reales” y “El de San Pablo parcialidad de Ostuncalco, que es de encomienda, un real y medio”.[ENRIQUEZ, 1,989:137-139].
Estas aportaciones representaban el 13.3% de las condenaciones totales [195 tostones y un real y medio] del partido de Quetzaltenango, constituido entonces por 27 pueblos y parcialidades sujetos a ésta tributación extraordinaria. Según la relación que aparece con los referidos, Ostuncalco fue el pueblo con el mayor número de tributarios después del pueblo de Quetzaltenango, el cual, con el 31.7% de las aportaciones, ocupó el primer lugar. [op. Cit ]
En 1,689, los servicios de doctrina y administración del pueblo de Ostuncalco y demás pueblos de la zona bajo la tutela de los mercedarios, son utilizados como libranza a favor del Convento de Nuestra Señora de la Merced en la Ciudad de Guatemala. [AGCA, A 3.2, Exp. 1972, Leg. 1074, Fol.10/4]
En 1,719 [10 de febrero,], se concede a los indígenas de Ostuncalco la cuarta parte de los tributos, durante dos años, para cubrir los gastos de reconstrucción de la iglesia, destruida por un incendio. [AGCA, A 1.24, Exp. 10.227, Leg. 1583, Fol. 34] [
En 1,743 existía en San Juan Ostuncalco un padrón de distribución de la “Bula de la santa Cruzada”. [AGCA, A3. 29 Exp. 28.026, Leg. 1,743]
El 4 de noviembre de 1,765, Gregorio Lizaurzábal y Anssola informa al Oidor de la Real Audiencia que “Los repartimientos se hacen cada seis meses en los tercios de San Juan [24 de junio] y Navidad [25 de diciembre], cuando vienen los pueblos a pagar los tributos. En estos tiempos los pagan y vuelven a llevar, como por arancel es esta cumbre y son en los efectos y modo siguiente: Fardo de algodón de cuadro arrobas netas, se les da con el, seis pesos y dos reales en dinero y han de entregar una arroba de hilo, la que regularmente tiene diez pesos de costo poco más o menos y su venta en esa ciudad [Quetzaltenango] es de cuatro y medio, hasta cinco y medio reales la libra, según su calidad.” *DGG, 1978:25]
En 1,806, el presbítero José Santiago de Estrada, cura beneficiado del pueblo de San Juan Ostuncalco, indica no estar en la posibilidad del pago del quinto de las alhajas existentes en la iglesia parroquial de dicho pueblo. [AGCA, A3. 1, Exp. 332, Leg.16]
En 1,865, el corregidor de Quetzaltenango, Narciso Pacheco, tramitó la petición de los indígenas de San Juan Ostuncalco, Santos Gómez y José Vásquez, para que Luis Castillo no les cobre los diezmos por los terrenos que poseen. [AGCA, A3. 29, Exp. 28600, Leg. 158, Fol.2].
Seguimos citando a Francis GALL.
“Fuentes y Guzmán describió la zona en su Recordación Florida por 1,690: “Una llanura capacísima después de penetrarse la montaña por intratables arcabucos, cuestas y honduras temerosas, es el asunto que nos llama a deliciosas descripciones de Ostuncalco, lugar que numerosos en sus principios fue por los clérigos llamado, instruido y catequizado en nuestro dogmas cristianos y bien radicados y establecidos en toda la creencia católica hasta el año de 1,538 [libro 2° de Cabildo, folio 155, en que llegó a fundar la esclarecida religión de redentores…..Es un convento de encomienda de mucho aprecio y cabecera de curato de no menos satisfacción .

La vecindad que mantiene este lugar es en su mayor asolación de solos seiscientos y catorce tributarios, según el acopamiento del padrón real, de cuyas familias aumentadas a la regulación de familiares producen a su pueblo dos mil cuatrocientos y cincuenta y seis habitadores de la nación de los mames.
“Pero aun siendo el temperamento de este frio y seco y las heladas rigurosas y mucho más las que son negras a la manera del carbón molido, que esterilizan los pastos y las mieses, desde mediado de octubre a la mitad del mes de marzo, es el terreno productivo en mucho modo; pues el maíz, pan natural y ordinario de esta nación, es su acudir a más de cien fanegas y el trigo a treinta y cinco y cuarenta, y así a este modo recomendándole a su fácil producción todo género de hortaliza y de las frutas de Castilla, priscos, duraznos, peras membrillos, manzanas, acerolas y ciruelas endrinas, sin las que lleva de la tierra es con abundancia copiosa…se ven nivelar a las estación temporal tanta diversidad de cultas flores cuantas producen España y nos ministra la América, sin lo que inculto, sus campos al beneficios del tiempo nos dan saludables y abundantes gran copia de violetas y otras yerbas medicinales y pudiera ser mas en sus provechos si los cultores se esmeraran, aprovechando el agua de un arroyo que por dos sendas introdujeron por el pueblo.

“Queda este lugar en sitio llano y apacible de dilatada circunvalación, pero ceñido de tres cerros muy prolongados y eminentes: Nacchac Ubitz, que quiere decir cerca del cerro, Cacaix, que se interpreta elote o espiga tierna, y el otro Quiaholá, hijo del agua, que son de material mineral y abriendo éstos en cañada por donde recala el viento con ímpetu y rigor, hace parecer a veces desapacible tal vivienda. Pero sus aguas, dulces y ligeras del arroyo de Quiaholá, que es en la costa del sur río caudaloso bien conocido por el nombre de Samalá, que queda perdido en honda madre y muy caída y el que dijimos introducidos en el lugar, hace el estómago amistad y ligereza y buen sabor, con gratitud a la salud con que conocen sus moradores en larga vida y robustez, pocas dolencias o ningunas. [DGG, 1, 978:794]
Según MORALES U. [1,953] tuvo Ostuncalco al principio alguna importancia, llegando a ser cabeza de Curato, según aparece en el índice alfabético de las ciudades, villas y pueblos del Reino de Guatemala.
En la Descripción Corográfica de la Provincia de Quetzaltenango de Don Joseph Domingo Hidalgo, publicada en la Gaceta de Guatemala del lunes 7 agosto 1,797, aparece la siguiente formación sobre Ostuncalco (GALL, 1,978): “San Juan Ostuncalco, al oriente cuarta al norte de Quetzaltenango y a distancia de tres leguas llanas, es cabecera del curato, donde residen el cura y un coadyutor, clérigos.
Hay algunas familias de ladinos y trescientos y un tributarios, con los que por lo general regulan mil y trescientos individuos. Son indios aplicados a la agricultura; siembra mucho trigo y maíz; hablan todos los de este curato la lengua Mam, que es cardinal y tiene por dialectos la pocomam y otras que han alterado sus elementos gramaticales, como se ven en los pueblos de la provincia de Totonicapán”.
Según Hidalgo, el pueblo se formo con naturales de Concepción Chiquirichapa.
San Juan Ostuncalco, perteneciente al curato del mismo nombre en el Corregimiento de Quetzaltenango, en el “Estado de Curatos del Arzobispado de Guatemala del Real Tribunal y Audiencia de la Contaduría de cuentas del 18 de julio de 1,806”, apareció con 349 tributarios, sin mencionar el entonces número de habitantes.

En la tabla impresa anexa a la circular de jefe político superior Gabino Gaínza del 7 de noviembre 1,821 para elección de diputados al congreso de las provincias Unidades de Guatemala, figura como Ostuncalco en el partido de Quetzaltenango.
Ostuncalco es mencionado a raíz de la constitución política del Estado de Guatemala del 11 octubre 1825. Comprendían, como circuito de Ostuncalco, a la actual cabecera, Chiquirichapa, San Martin Sacatepéquez, San Miguel Siguila, Cajola y Cabricán. Al decretarse la distribuciòn de los pueblos para la administración de justicia del 27 agosto 1836, según Pineda Mont, también figura como cabecera de circuito dentro del distrito de Quetzaltenango. Como Ostuncalco, perteneciente al mismo circulo, 20º distrito aparece, en la tabla que convoca para elección de diputados a la Asamblea Constituyente al tenor del decreto Nº 225 del 9 noviembre 1,878”… ¨DGG, 1978:795.
Ostuncalco, desde el siglo XVI hasta el año 1,933 {18.2.}, año en que se segrego la aldea Palestina Ostuncalco para construirse en municipio aparte, sufrió varias desmembraciones a favor de los pueblos o municipios vecinos y de particulares.
La primera perdida territorial ocurrió en 1,583, cuando los mames de Ostuncalco tuvieron que ceder ciertas tierras en las inmediaciones del cerro Quesiquinan {siete orejas Ç a los quichés de Quetzaltenango. {AGCA, Exp.52.660, Leg. 5987, Fol.26}
En 1,640 se otorgo un título de propiedad a favor de Gabriel Barrios de Sanmillàn, indio principal y gobernador del pueblo de San Juan Ostuncalco, sobre tierras situadas en “Las Zacualpas”, a seis leguas de Ostuncalco, en los parajes Texchelch, Pihmamuch, Texechilia, y Huixmayayton {AGCA, Exp. 52152, Leg. 5955}
En el año 1,653 se llevó a cabo la medida y composición de doce caballerías de tierra en el paraje denominado “Los Bobos”, jurisdicción de San Juan Ostuncalco, a instancia de Juan Pedro Mateo, vecinos de Quetzaltenango. {AGCA, Exp.52012, Leg. 5943}
En 1,664 fueron realizadas la medida y composición de ocho caballerías de tierra en el estancia “Los veinte Palos” ,Paraje Tiuninquin-, pertenecientes a Antonio Vásquez de medina Quetzaltenango. {AGCA, Exp.52046, Leg.5946}
En 1,707, Antonio Vásquez logra la aprobación de la medida u el título de cuatro caballereas de tierra situada en el camino real que de Ostuncalco conduce a Comitàn. {AGCA, Exp.10220, Leg.1576, Fol.372}
En 1,711, Jerónimo Remigio Pedraza, residente en Quetzaltenango; denuncia ciertas tierras realengas los pueblos de San Pedro Sacatepéquez y San Juan Ostuncalco, en el sitio llamado “Las Sacualpas”. {AGCA, Exp.52152, Leg. 5955. Fol.131}
En 1,719, se otorgo titulo de confirmación de 53 caballerías de tierra, medidas en el paraje llamado “Zacualpa”, jurisdicción del corregimiento de Quetzaltenango, a favor de Francisco, Margarita y Esteban Vásquez, vecinos del pueblo de Quetzaltenango. {AGCA, A 1.24, Exp. 10227, Leg. 1583, Fol.278.}
Según un documento histórico encontrado en la municipalidad de Ostuncalco {ver ANEXO Nº 04}, fue realizada una medición del territorio de Ostuncalco y Concepción Chiquirichapa en mayo del 1,744, que arrogo una extensión de 159 caballerías ,116.55 km”- para ambos pueblos ,ver también AGCA, Exp.53336, Leg.6043, Fol.10}. Cifra que a nuestro parecer, es demasiado baja, puesto que comprende los actuales municipios de San Miguel Siguila y Cajola.
El 11 de julio de 1,744, mediante la intervención del subdelegado de tierras de la Real Audiencia, Juan Antonio del Bosque y Arteaga, fue separada el 25% {64.75 Cab.} de la superficie medida y entregada a Concepción Chiquirichapa.
Las medidas fueron confirmadas el dos de julio de 1,836 por el presidente Mariano Gálvez. Para entonces, posiblemente en 1,796, Ostuncalco ya había perdido superficies considerables a favor de Cajolà {42 Cab., 56 Mz.} y de san Miguel Siguila {39Cab.}
En el mismo año de 1,796, José Domingo Hidalgo, subdelegado de Tierras en el Corregimiento de Quetzaltenango, quien tuviera a su cargo la medida de la hacienda “Zacualpa”, propiedad de Nicolás Aguilar, la de “Los Veinte palos “DE Francisco Valenzuela y la de “Granados” DE Blas de Vela, medidas que dieron como resultado la existencia de la tierras realengas ocupadas por los indios de los pueblos de San Juan Ostuncalco, Concepción Chiquirichapa, San Miguel Siguila y Santa Cruz Cajola. {AGCA, Exp. 5336, Leg. 6043, Fol.5} Las tierras de los Veinte palos fueron compradas y tituladas en el mismo año por Juan de la Cerda. {AGCA, Exp. 53.336, Leg. 6043, Fol.1}
Otras pérdidas territoriales sufrió Ostuncalco en el año 1,840 {20 Cab. En Provincia Chiquita a favor de San Pedro Sacatepéquez}.
El mismo año, el comendador del Estado de Los Altos aprobó la medida de los ejidos de San Juan Ostuncalco, Concepción Chiquirichapa, Santa Cruz Cajolà, San Miguel Siguila Olintepeque y San Pedro Sacatepéquez. {AGCA, B100, Exp. 85333, Leg.3633}
En 1,889, Ostuncalco perdió cinco caballerías en la cuchilla llamada “Panorama”, en favor de Cajolà, en 1,909 treinta caballerías en Esquipulas, provincia Chiquita, a favor de San Pedro Sacatepéquez}, y en 1,910 dos caballerías y once manzanas a favor de Cajola.
Ostuncalco fue repetidas veces víctimas de terremotos y erupciones volcánicas que azotaron la región. El terremoto que siguió a la erupción del Cerro Quemado en el año 1,765, causo grandes estragos en la cabecera municipal {ver también capítulo XIII}. El municipio fue también afectado fuertemente por el terremoto del 1,902. Según una nota enviada al presidente Manuel Estrada cabrera desde Salcajá el 20 de abril de 1,902,”…Los pueblos del departamento sufrieron los desastres del temblor, en general, y muy especialmente Sijà y Ostuncalco”. ,DIARIO DE CENTRO AMERICA, 21 de abril de 2902-
Sin embargo, en el reparto de ayuda financiera hecha en el mes de diciembre de 1,902 departamento de Quetzaltenango por el Presidente Estrada Cabrera, Ostuncalco solo recibió 3,000 Quetzales, o sea el 1.8% de la asignación departamental total. {DIARIO DE CENTRO AMAERICA, 30 de diciembre de 1902}
En el mismo año de 1,902, entre el 24y 25 de octubre, Ostuncalco fue afectado también por erupción del volcán Santa María. De acuerdo a un testigo de la catástrofe…”todo se oscureció ,y- el volcán estuvo arrojando arena de una medio que duro setenta y dos horas {CASTILLO, 1987:37}
Orden cronológico de acontecimientos históricos.
Año ACONTECIMIENTOS
1524 Invasión y toma de posesión de las tierras del actual municipio de Ostuncalco por los españoles bajo el mando de Pedro de Alvarado
1524/25 Fundación del pueblo de Ostuncalco por Pedro de Alvarado. El Adelantado municipio de San Mateo}
1531 La encomienda de Sacatepéquez y Ostuncalco pasa a manos de Pedro de portocarrero, primer yerno de Pedro de Alvarado, quien muere en 1,536.
1537 La encomienda pasa a manos de Francisco de La Cueva, segundo marido de Doña Leonor de Alvarado, hija de Pedro de Alvarado.
1538 Se realiza tasación de tributo para el pueblo de Ostuncalco, encomienda de Francisco de la Cueva.
1538 Fundación del Convento de los predicadores.
1555 Queja de los habitantes de Ostuncalco y de la estancia Concepción Chiquirichapa, ambos de origen Mam, que la gente de Quetzaltenango, de origen quiche pretende despojarlos de sus tierras
1572 Censo poblacional realizado por el Dean y Cabildo de Santiago de Guatemala
1583 Juicio de tierras de los caciques y principal de Ostuncalco y Concepción Chiquirichapa con los quiches de Quetzaltenango. Perdida de tierras en el Siete Orejas.
1608 El pueblo de “Oxtuncalco” figuran como encomienda a favor de don Pedro de Celada Cartagena, vecino de Guatemala.
1613 El pueblo de San Juan Ostuncalco figura como encomienda de don Pedro de Aguilar Lazo.
1617 Empadronamiento de tributos.
1600-30 Posible periodo de construcción de la iglesia parroquial de Ostuncalco con dinero asignado por las cajas reales.
1641 Ostuncalco figura como encomienda de Doña Isabel Solórzano, viuda del Capitán don Martin de Solórzano. Doña Isabel Solórzano exonera a los indígenas del pueblo de San Juan Ostuncalco del pago de tributos, correspondientes al año 1641, por las malas cosechas de este año.
1678 Año del asiento y registro de la encomienda de Don Melchor de Mencos y Maldrano, en los pueblos de Ixguatlàn, Coiltitlàn y Teopisca {jurisdicción de Chiapas}, Ostuncalco, Tenango, Tlajumulco, Tacana y san pablo {jurisdicción de Quetzaltenango}
1684 Primera visita parroquial del arzobispo Francisco Andrés de las Navas y Quevedo
1689 Segunda visita parroquial de Fr. Andrés de las Navas y Quevedo
1719 A la población de Ostuncalco se le concede la cuarta parte de los tributos para a cubrir los gastos de la reconstrucción del templo parroquial, El cual fue destruido por un incendio.
1744 Medida y adjudicación de 259 caballerías de tierra y una octava parte de otra, a favor de los pueblos de San Juan Ostuncalco y Concepción Chiquirichapa
1754 Secularización del curato por Real Cédula.
1765 La erupción del Volcán Cerro Quemado junto Mam Quetzaltenango causa estratos en Ostuncalco.
1767 Visita parroquial del arzopisbo Pedro Cortes y Larraz
1796 Los pueblos de Cajola y de San Miguel Siguila se separan de Ostuncalco y adquieren jurisdicción propia.
Familias de españoles logran apoderarse de tierras comunales {tierras realengas} usufructuadas por campesinos de San Juan Ostuncalco, Concepción Chiquirichapa, San Miguel Siguila y Santa Cruz de Cajola, en los lugares Sacualpa, Los Veinte palos y Los Granados.
1821 El corregidor de Quetzaltenango informa sobre una epidemia de fiebros graves en Ostuncalco.
1830 Instalación del sistema de la municipalidad dual ladino-indígena.
1836 Ostuncalco es elevado a categoría de Villa.
1883/84 Epidemia de viruela diezma población de Ostuncalco.
1890 Epidemia de viruela con 824 muertos.
1902 Terremoto del 20 de abril causa estragos en Ostuncalco Erupción del volcán Santa María el 24 y 25 de octubre cubre con grusa capa de ceniza parte de las tierras agrícolas de Ostuncalco y destruye muchas casas campesinas.
1909/10 Epidemia de viruela con 200 muertos
1916/17 Epidemia de viruela con 300 muertos
1927 Disolución del sistema de municipalidad dual
1933 El cantón palestino se desagrega y adquieren calidad de municipio
1935 Implantación de la intendencia bajo la dictadura de Jorge Ubico
1935 El primer intendente Teófilo Nieves asume el cargo
1939 Se incendia la iglesia católica.
1941 El segundo intendente Max Gándara asume el cargo, permaneciendo el hasta 1,943;
El servicio de energía eléctrica llega a la cabecera municipal.
1942 Terremoto del 16 de agosto causa daños graves en fachada y torres de la iglesia parroquial de Ostuncalco.
1960 Creación de las aldeas La Esperanza y Siguila.
El lugar poblado “Piedra del Tecolote” de la aldea La Esperanza se separa, conformando el caserío Nueva Concepción
1968 Reposición del título General del municipio
1970 La aldea Monrovia es declarada “Zona de colecciones Arqueológicos” según Acdo. Min. Del 12 de julio
1972 Inauguración del Centro de Salud {11.6.}
1988 Inauguración de la villa asfaltada de Colomba
1991 Descubrimiento de un complejo arqueológico precolombino en el cerro campana limite con San Martín Sacatepèquez, por el autor y Luis Vásquez en compañía de campesinos de la Esperanza
En el archivo general de Centro América en la ciudad de Guatemala, el interesado puede encontrar numerosos documentos históricos que tratan de o contienen alguna información sobre San Juan Ostuncalco. Revisando brevemente los legajos de las Secciones Colonial, independencia y republicana, los autores pudieron establecer la relación de documentos referentes a Ostuncalco que aparece en el ANEXO No. 18. El listado dista mucho de ser completo.
Para un estudio más detenido de los legajos de los siglos XVI y XVII, recomendamos contratar los servicios de un paleógrafo.
Etimología de Ostuncalco
En cuanto al significado de la palabra Ostuncalco existen diferentes interpretaciones la más acertada nos parece la encontrada por el antropólogo ostuncalquence José Luis MONTERROSO en las “Relaciones geográficas del siglo XVI” de la UNAM / México ,1982- y según la cual es topónimo “Ostuncalco” se deriva de las palabras mexicanas:
Oztum = mercaderes
Cal = casa
Co = en

Significa: “EN LA CASA DE LOS MERCADERES”. Este hombre podría hacer alusión al pueblo de Ostuncalco como centro comercial precolombino aunque faltan más datos para corroborar esta hipótesis.
Otra interpretación nos brinda Jorge Luis ARRIOLA ,1973- en su “Libro de las Geonomías de Guatemala”, donde dice: OSTUNCALCO
En casas –cuevas. En casas forma de cueva. La forma primitiva era oztuncalco, del nahuatl co, sufijo locativo; cal, calli, casa y ozatontli u uztuntli diminutivo de oztotl, cuerva, caverna, gruta…… ,OP.cit, pàg.379}
Co = en
Cal/calli = casa
Oztotl = cueva, gruta
Según esta interpretación fueron indios Tlascales y Cholulas que acompañaban a Pedro Alvarado durante la conquista de Guatemala quienes dieron al lugar de este nombre
La tercera interpretación atribuye la palabra al idioma Mam:
Oxe = tres
Tun = tambor
Ka- = colina
Co = vamos

“OXE-TUN-CAL-CO”
Este significa:”Colina de los tres tambores”
Durante la época colonial el pueblo fue llamado Oztuncalco o Uztuncalco para ser transformado luego en Ostuncalco. En un documento del año 1572 figura, “ojtuncala” ,VEBLEN Y GUTIERREZ-WITT, 1983}, pero puede tratarse de un error de escritura.



Informacion extra:

Votos: 0
Enviar a Amigos
10,210
Visitas
Comentarios:
Para comentar es necesario Ser usuario Registrado
GuateLog's relacionados:
“Tesoros de Guatemala”
[img]http://www.elperiodico.com.gt/get_img.php?NrImage=1&NrArticle=177084[/im...
(433 visitas)
Nueva Concepcion, Escuintla
[color=blue][center][i][b]Nueva Concepcion[/b][/i][/center][/color] El Mun...
(3,404 visitas)
Guastatoya, El Progreso
[color=blue][center][b]Guastatoya[/b][/center][/color] [img]http://www.gua...
(9,544 visitas)
La Gomera, Escuintla
[color=green][center][i][b]La Gomera[/b][/i][/center][/color] [img]http://...
(3,147 visitas)
Leyendas de Guatemala: El Sombreron
[color=blue][center][i][b]El Sombrerón [/b][/i][/center][/color] [img]htt...
(9,761 visitas)
Copyright © 2010 GuateLog. GuateLog.com